Warning: sizeof(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/inhavana/public_html/wp-content/themes/inhavana/single.php on line 60

La Habana durante décadas se ha caracterizado por la calurosa acogida que le brindan sus habitantes al viajero que llega por primera vez a la Isla. Un ejemplo de buen gusto, servicio y atención de lujo, lo podemos encontrar en pleno Vedado, en el antiguo edificio Humboldt 7, localizado en la calle Humboldt esquina Malecón, un lugar que por décadas ha aguardado una historia muy cercana con hechos históricos de la Revolución.

Humberto y Manuel, propietarios de un conjunto de 6 apartamentos en dicho edificio, son los responsables de mantener un servicio de 5 estrellas en el trato con los clientes. Con más de 10 años en la experiencia de la renta de apartamentos para el sector turístico. Humberto y Manuel se ubican en la larga lista de los “Emprendedores Cubanos”.

Manuel, conocedor de la historia del habano y su historia, ha querido trasmitir esta experiencia en su negocio. La decoración de sus apartamentos es una completa mezcla de cubanía, donde aguarda en sus paredes cuadros con fotografías muy pintorescas de La Habana, pequeños detalles de la historia del habano en Cuba, así como muebles antiguos, los cuales te hacen remontar en un viaje al pasado, de aquella Habana de los años 40 o 50.

Esta dupla intenta cada día ampliar más las perspectivas en su negocio, investigando atractivas propuestas para el viajero. Regiones como: América del Norte, Australia, España, Alemania, Inglaterra y Francia, encabezan la lista de sus clientes asiduos, quienes no se cansan de admirar las maravillas y el buen servicio.

Renta Him es hoy en día un referente en las Casas Particulares de Renta en La Habana. Con una maravillosa vista del Malecón Habanero, en plena barriada del Vedado capitalino, encontramos este edificio, el que antes de 1959 fuese escenario de acontecimiento históricos y que hoy después de 57 años cobra mayor vida con un negocio de alojamientos, donde el viajero puede tocar la historia con sus propias manos.

Por: Alejandro Ramírez

Foto: Cortesía del entrevistado