Para los vacacionistas intrépidos, amantes de la aventura, Vueltabajo propone la visita a un sitio peculiar: la Loma de Seboruco, principal elevación de la provincia.

Con 672,7 metros sobre el nivel del mar, la cumbre, enclavada al norte del municipio Los Palacios, en el corazón de la Sierra del Rosario, cuenta con un bosque natural siempre verde, con suelos pardos y vegetación de selva tropical semidesidua.

Un elemento distintivo de la zona es la Cueva del Seboruco, un salón exterior, seco y claro, con galería profunda, ubicado dentro de un pequeño hoyo entre las elevadas montañas del macizo.

La Loma de Seboruco exhibe una gran variedad de especies maderables como el cedro, la caoba, la majagua amarilla y roja, el algarrobo, el almácigo y el yamao; a la vez que alberga importantes ejemplares de la fauna autóctona de la región, entre los que sobresalen la jutía, el venado, el tocororo, el Aparecido de San Diego y el tomeguín del Pinar.

Además de sus valores naturales, el sitio es famoso por haber dado refugio a aborígenes y cimarrones de la Cuba colonial, y por haber sido sede de importantes acciones durante la guerra independentista.

Sus valores naturales, arqueológicos y culturales convierten a este accidente geográfico en un sitio de atractivo singular para el visitante, que no puede resistir la tentación de escalarlo y contemplar la hermosa vista que se obtiene desde el punto culminante del occidente cubano.

por: Victor Manuel Blanco