El Palacio de los Capitanes Generales recibe cientos de visitas a diario. En este majestuoso edificio colonial radica actualmente el Museo de la Ciudad. Es considerado el museo más importante del Centro Histórico de La Habana y la mejor obra arquitectónica del Barroco cubano.

Más de 40 salas de exposiciones nos acercan a personajes, costumbres y sucesos de la historia nacional. Se ha preservado aquí la memoria de las luchas independentistas desde sus inicios hasta la victoria revolucionaria en enero de 1959. En el recorrido seremos trasladados a épocas señoriales a través de los espacios interiores y sus colecciones del patrimonio nacional. Nos acercaremos al lujo de las clases sociales adineradas españolas y criollas.

Entre las salas dedicadas a recrear la decoración colonial del palacio están el “Salón del Mimbre” y el “Salón del Comedor”. Estas reflejan fielmente el ambiente que predominó durante las dos últimas décadas del siglo XIX. Destacan las piezas de alto valor realizadas por joyeros y vidrieros franceses. Casi podemos imaginar los grandes banquetes al observar las lujosas vajillas y piezas destinadas al servicio de mesa.

En las salas de “Uniformes, de Estandartes y Banderas y de Armamento Españoles” están expuestas piezas del vestuario utilizado por los soldados españoles. También algunas condecoraciones, bastones, banderas y estandartes de diferentes cuerpos del ejército colonial español. Es impresionante el buen estado de conservación de las armas y equipamiento. Estas armas blancas y las inmensas piezas de artillería fueron ocupadas a las fuerzas coloniales.

Se ha dedicado a la memoria de la lucha cubana por la independencia la “Sala del Pensamiento” y las “Salas de las Banderas”. Algunos de los más destacados pensadores cubanos aparecen pintados en retratos colocados en las paredes. Las banderas expuestas son consideradas tesoros nacionales. Se muestran además objetos personales de los máximos líderes de las guerras de independencia.

El Palacio de los Capitanes Generales ocupa toda una manzana, con vista a la Plaza de Armas y a las Calles Obispo y Mercaderes, a poca distancia del Castillo de la Real Fuerza y de la Catedral de la Habana. Fue morada de 65 capitanes generales enviados por España para gobernar a la Cuba colonial, sirvió como Palacio Presidencial desde 1902 hasta 1920 y con el triunfo de la Revolución Cubana fue declarado Museo de la Ciudad hasta el día de hoy.

Para visitas: Calle Tacón entre calles O´Reilly & Obispo, Habana Vieja (“23.14005, -82.35003”). Visistas guiadas disponibles a diario.

by: Leunam Rodríguez