Rebelde, heroica y hospitalaria, así se define a Santiago de Cuba, una de las provincias más interesantes del país, situada en el extremo oriental de la Isla.

Santiago de Cuba constituye la segunda ciudad en cuanto a importancia y es cuna de la identidad y cultura de esta nación. Las historias asociadas a las gestas revolucionarias tuvieron su máxima expresión en este territorio, sobre todo, las luchas clandestinas en la Sierra Maestra, y esto puede apreciarse en su condición de Provincia Héroe.

El Cementerio de Santa Ifigenia, Patrimonio Nacional, es uno de los sitios con mayor valor simbólico, pues guarda los restos mortales de figuras como José Martí, Carlos Manuel de Céspedes, Mariana Grajales y Fidel Castro.

Santiago, además de los valores históricos, cuenta con una arquitectura colonial de gran riqueza. El Castillo del Morro, fortaleza que data del siglo XVII, y la residencia del conquistador español Diego Velázquez,son un ejemplo de estas joyas que sorprenden al visitante por su permanencia en el tiempo.

El Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, visitado por miles de cubanos y extranjeros cada año, para venerar a la Patrona de Cuba; además de la Catedral y el Cuartel Moncada, son otros de los sitios distintivos que el viajero no debe perderse en su recorrido por la ciudad.

El folclore y la idiosincrasia que distinguen a los habitantes de esta Isla son fielmente representados en las fiestas populares de Santiago de Cuba. El Carnaval Santiaguero ha sido reconocido a lo largo de los años como uno de los eventos más importantes de la cultura local y nacional.

El calor de la tierra de Santiago de Cuba es proporcional a la hospitalidad de su gente y a la riqueza de su historia y tradiciones. En esta provincia se funden todos los valores para crear la más auténtica cubanía.

por:  Lys Alfonso Bergantiño
fotos: Yarelis González