De las cuatro plazas coloniales de la Habana (Plaza Vieja, de la Catedral, de Armas…), la Plaza San Francisco de Asís es la más cercana al mar. Se construyó durante el siglo XVI mirando hacia el puerto de La Habana, para recibir a los galeones españoles en su paso por las colonias.

Toda la plaza está adoquinada. En el centro podemos ver una sorprendente fuente con agua llamada la Fuente de Los Leones. Es una de las más bellas de toda Habana, hecha en mármol blanco por un famoso escultor italiano en 1836. Se destaca también a la vista la Lonja del Comercio, cubierta por una cúpula. Al frente de la plaza se encuentra la Terminal Sierra Maestra, desde donde parten barcos con turistas. También es el punto de entrada de los cruceros que arriban a la Isla.

Inicialmente se instaló un mercado en esta plaza y años después se construyó una iglesia: el Convento de San Francisco de Asís. Actualmente, la Basílica Menor del Convento sirve como sala de conciertos de música clásica. En el convento radica el Museo de Arte Religioso que muestra diversos objetos de carácter religioso y arqueológico. En las salas y galerías se muestran obras de artistas cubanos y extranjeros, se imparten conferencias, presentaciones y otros eventos de carácter nacional e internacional.

A un costado de la Iglesia, hay un hermoso jardín en honor a la Madre Teresa de Calcuta y donde se muestran esculturas de artistas contemporáneos. Al otro lado, encontramos una estatua a tamaño natural del Caballero de París, un personaje peculiar muy popular en la década de 1950 en la Habana. Los turistas y locales disfrutan tomarse fotos recostados a esta estatua.

Para visitas: Avenida del Puerto y calle de los Oficios, Habana Vieja, La Habana (“23.13756, -82.3486”). Libre acceso diariamente.

por: Leunam Rodríguez