Cuba tiene cuatro joyas que rinden tributo a la farmacéutica cubana, tres en la Habana y una en Matanzas. La Farmacia Droguería Johnson es uno de estos tesoros de la etapa colonial, conservados a lo largo de las décadas.

Ubicada en la esquina de las calles Obispo y Aguiar en la Habana Vieja, en el edificio número 260. Este imponente edificio de acero y concreto fue la sede de la prestigiosa farmacia fundada por los doctores Johnson. Su interior fue adornado con maderas preciosas, mármol, bronce y excelente cristalería. Llegó a ser muy famosa por la elegancia de la instalación, así como por sus curiosos instrumentos de trabajo y por la calidad de los productos que comercializaban.

La familia Johnson se especializó en productos farmacéuticos y diversos remedios novedosos que la población solicitaba. Además, se dedicaron a la fabricación de perfumes, insecticidas y desinfectantes con una alta demanda dentro y fuera de Cuba. Los Johnson también contribuyeron con la farmacéutica cubana por su labor docente como catedráticos universitarios.

La Farmacia Droguería Johnson fue remodelada y desde el año 2012 reabrió como Museo farmacéutico “Farmacia Droguería Johnson”. Se conservan en excelente estado el majestuoso salón enchapado en maderas preciosas con su extenso mostrador y algunos de los utensilios de laboratorio empleados desde sus inicios.

En las cinco vitrinas originales y en el mezanine se exhiben frascos originales rescatados de la ruina y algunas reproducciones de vasijas con nombres de medicamentos que consumían usualmente los pobladores de La Habana colonial.

El museo “Farmacia Droguería Johnson” puede ser visitado a diario sin costo. Actualmente sigue funcionando como farmacia para la población habanera.

Para visitas: Boulevard Obispo, entre calles Aguiar & Cuba, Habana Vieja, La Habana (“23.13891, -82.35279”). Abierto diariamente desde 9:00 a.m. hasta 5:00 p.m.

by: Leunam Rodríguez

The YouTube ID of 3xlt0lIgsyge is invalid.