Esbelta y colosal, bendiciendo la capital de todos los cubanos, se halla al otro lado de la bahía la Estatua del Cristo de La Habana.

Creada en 1958 en Italia, la obra de la artista cubana Jilma Madera representa a El Sagrado Corazón de Jesús y constituye la mayor escultura del mundo hecha por una mujer, en mármol blanco de Carrara.

Con una altura de 20 metros y reposando sobre una base de tres, la imagen se sitúa a 51 metros del nivel del mar, por tanto, ofrece una vista privilegiada de la ciudad.

La estatua fue esculpida en Roma y bendecida por el Papa Pío XII, luego se trasladó a Cuba.

Se cuenta que su origen fue gracias a una promesa que hizo la esposa del dictador cubano Fulgencio Batista, justo después de que este saliera ileso en el Asalto al Palacio Presidencial en el año 1957.

El 25 de diciembre de 1958, la escultura fue inaugurada en el poblado de Casablanca y pocos días después Fidel Castro derrocaba al dictador Batista y triunfaba la Revolución cubana.

Este monumento difiere de otros, pues el Cristo de La Habana tiene los ojos vacíos para dar la impresión de que mira en todas direcciones. Además, sus labios carnosos y las facciones de su cara representan la mezcla de culturas que identifican a los cubanos.

Es curioso conocer que la imagen ha sido alcanzada por rayos tres veces —en los años 1961, 1962 y 1986— pero actualmente existe un pararrayos para evitar el deterioro de tamaña obra.

En esta figura, Cristo se muestra con una mano en el pecho y la otra en alto, como símbolo de humildad, bendiciendo a los habaneros y a todos aquellos que visiten la capital.

Es entonces una cita obligada para cubanos y extranjeros, quienes además de la expectativa de sentirse diminutos ante la grandiosaimagen, disfrutarán de la travesía en la popularmente conocida “lanchita de Regla” y de la caminata por una elevada carretera alrededor de 10 minutos, como parte de los encantos de visitar una de las más imponentes y majestuosas estatuas de Cristo en el mundo: la de La Habana.

Para visitasEntre la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña y el poblado de Casablanca. Regla. La Habana (23.14393, -82.344955). Acceso libre diariamente.

por: Lys Alfonso Bergantiño