La Catedral Ortodoxa de San Nicolás de Mira es una joya de arquitectura bizantina en la Habana Vieja. Se construyó respetando el estilo y las costumbres de la liturgia ortodoxa griega. Tiene una terminación y un nivel de detalles exquisitos, obra de expertos cubanos con ayuda de homólogos griegos.

En la construcción de esta pequeña capilla se empleó el ladrillo rojo, la piedra conchífera cubana y algunos otros elementos importados desde Grecia. Impresiona por su belleza exterior e interior, su colorido y ambiente pacífico. De Grecia fueron también importados el mobiliario, las lámparas bizantinas y los iconos escritos. Sobre todo, destaca el impresionante altar esculpido en Cuba.

Este monasterio ortodoxo fue creado para la comunidad ortodoxa griega local e internacional. Funciona desde el año 2004, cuando fue consagrado por el Patriarca Ecuménico y Arzobispo de Constantinopla con la presencia del presidente cubano Fidel Castro Ruz. Desde entonces la comunidad de fieles devotos de esta religión ha experimentado un crecimiento gradual y proyectan crear una Escuela Teológica Ortodoxa para América Latina.

En el Jardín Madre Teresa de Calcuta y en la parte trasera del Convento de San Francisco de Asís encontrará La Catedral Ortodoxa de San Nicolás de Mira. Es diariamente visitada por creyentes cristianos y el público en general. A poca distancia se encuentran la Plaza de San Francisco de Asís y la Bahía de La Habana.

Para visitas: Dentro del jardín Teresa de Calcuta, entrada por la Plaza de San Francisco de Asís, Habana Vieja, La Habana (“23.13658, -82.34815”). Abierto diariamente.

por: Leunam Rodríguez