La vieja factoría dejó de estar abandonada. Aquellas grandes naves que por mucho tiempo estuvieron desprovistas de movimiento, hoy se llenan de una dinámica enérgica y colorida. Antes: una fábrica para fines industriales, ahora: una Fábrica de Arte Cubano (FAC). Así es conocida en el presente este espacio cultural polivalente que durante los dos años de su puesta en marcha se ha robado la atención de muchos.

Fundado por el artista cubano X Alfonso, este proyecto ya se posiciona como líder en la aceptación del público nacional y foráneo. Está concebido para fusionar muchas modalidades artístico-culturales, en un sitio que ha sido pensado para desarrollarlas al unísono. Música, teatro, artes plásticas, cine, diseño, artesanía y moda, están presente en las noches de jueves a domingo, todo ello conjugado con la posibilidad de degustar una exquisita coctelería en un entorno propicio también para compartir en grandes grupos de amigos.

El espacio además figura como sede de fiestas y grandes eventos, un ejemplo resiente es la Primera Bienal de Diseño, celebrada hace pocos días, certamen que tomó a FAC como uno de los puntos expositivos y de encuentro más grande. Cada sala y corredor estuvo acompañado de la presencia de cientos de personas, muchas de ellas apreciando una representación de frescas e interesantes propuestas creativas que se vienen desarrollando en Cuba.

Como defensora de llevar el arte a todos, el arte con un alcance masivo, FAC apoya constantemente el desarrollo de proyectos, con gran énfasis en los jóvenes, no solo cubanos, también extranjeros. De alguna manera se ha convertido en mecenas de una parte de la producción artística juvenil, así como partícipe e impulsora de proyectos comunitarios.

El diseño y decoración están marcados por el buen gusto y lo contemporáneo, siempre aludiendo a su nombre. Cada elemento conforma un todo donde es evidente el equilibrio entre lo rustico y la belleza estética. A este eclecticismo se suman las propuestas que complementan las casi diez horas de cada jornada, sin faltar el mayor eslabón que le da el toque mágico y de vida: el público.

Para visitas:  Calle 26 entre 11 y 13, Plaza. La Habana (23.127573, -82.41012).

Por: Lisandra Padron
Fotos: Eduardo P. Seiglie