Ubicado al sur de Pinar del Río y accesible solo por vía marítima desde los puertos de La Coloma, Nueva Gerona y Batabanó, o desde los centros internacionales de buceo Hotel Colony y María la Gorda, el Parque Nacional Cayos de San Felipe constituye un verdadero paraíso para los amantes del turismo de naturaleza.

Especies como la jutía enana, el manatí, la tonina, el bobito chico, el carpintero jabado y el chipojo de Cayo Real distinguen la fauna de estos islotes que muestran, además, cerca de 200 especies de esponjas, peces y corales.

Cada año anidan en el área más de 200 caguamas, careyes y tortugas verdes; a la vez que da refugio a la gaviota más pequeña del mundo, la Stemo antillarum.

El Parque, fundado en 2002, ostenta un importante programa para la protección del ecosistema que incluye el cuidado de los arrecifes, el monitoreo de aves acuáticas y el estudio y conservación de iguanas.

La mayor parte de la superficie terrestre está cubierta por mangle y las playas de arenas blancas y fondos cristalinos cuentan con más de 20 puntos de inmersión.

Ideal para el ecoturismo, el Parque ofrece opciones para el buceo, la fotografía subacuática, deportes náuticos y la observación de la flora y fauna marítima y terrestre.

Disfrutar de los Cayos de San Felipe constituye una experiencia sobrecogedora para los miles de vacacionistas que los visitan cada año. Cosmopolitas, seductores e inolvidables, estos islotes bañados por el mar son una invitación permanente al disfrute del sol, la diversidad natural y las apacibles playas del Caribe.

Para Visitas: 35 kilometros desde La Coloma, Pinar del Río (21.949133; -83.46763)

por: Victor Manuel Blanco