El visitante de paso por la Plaza de Armas y el Palacio de los Capitanes Generales, no querrá perderse una visita al Castillo de la Real Fuerza. Esta fortaleza militar del Siglo XVI está ubicada en un extremo de la Plaza de Armas, justo en frente de la bahía, en el centro histórico de La Habana. Este exponente de la arquitectura militar colonial española forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. En su torre se alza la Giraldilla, icono de la ciudad de La Habana.

Se cuenta que este castillo fue un importante punto de defensa en el año 1762, cuando la toma de La Habana por los ingleses. Durante la colonial fue en ocasiones residencia de los capitanes generales y gobernadores de Cuba. Un dato curioso es que aquí se resguardaba el oro, la plata y otras mercancías de valor que serían exportadas hacia España. Con el paso de los años tuvo diversos usos hasta que en el 2005 se convirtió en el Museo Castillo de la Real Fuerza.

En el interior radica además el Museo de la Navegación en Cuba. Diversos objetos relacionados con la historia naval están expuestos. En algunas de las salas hay instrumentos y diversos modelos navales. El visitante podrá conocer sobre los antecedentes de la navegación en el Caribe, la historia de las construcciones navales en Cuba desde el siglo XVII y observar diversas muestras de la arqueología subacuática.

En una de las salas principales del Castillo de la Real Fuerza puede observarse una maqueta de la fortaleza a escala que ilustra la evolución constructiva de este edificio. En el recorrido pueden apreciarse los hallazgos de objetos relacionados con la vida y funciones del castillo entre los siglos XVI y XVIII. En la torre colocada a modo de veleta, una copia de la escultura de la Giraldilla, se preserva como símbolo más antiguo que se conserva de La Habana. El original de la Giraldilla se encuentra en el Museo de la Ciudad.

Este castillo, al igual que otras construcciones de los Siglos XVI y XVII, se caracteriza por la simetría perfecta de la arquitectura renacentista. Forma un cuadrado perfecto con cuatro baluartes, uno en cada ángulo. La fortaleza está rodeada por un amplio foso y el acceso a su interior es a través de un puente levadizo de madera. Todo esto ha sido rescatado del paso del tiempo para el disfrute del visitante.

Para visitas: Calle O’Reilly, número 2 entre Avenida del Puerto y Tacón. Habana Vieja (“23.14105, -82.34966”). Abierto diariamente desde 09:00 hasta 17:00 hours.

por: Leunam Rodríguez