Lo que hoy se conoce como Parque Monumento Nacional Bariay fue el sitio que atravesó Cristóbal Colón para internarse el 28 de octubre de 1492 en territorio cubano y descubrir la tierra más hermosa que ojos humanos hubieran visto.

Ubicado a 37 kilómetros de la ciudad de Holguín, el Parque Bariay es un área protegida por su diversidad biológica y constituye un componente de la identidad cultural de la Isla.

Entre sus riquezas naturales se hallan las conocidas playas de Guardalavaca, Esmeralda y Pesquero, además de numerosas cuevas, ríos, bahías, con una vegetación muy diversa y una extensa plataforma submarina.

Desde este singular parque de 25 kilómetros cuadrados de extensión, también pueden divisarse accidentes geográficos de la región holguinera, descritos en los diarios del Almirante, como son las lomas de Maniabón, la famosa Mezquita de Colón y la Silla de Gibara, con la forma del asiento para montar a caballo.

Los visitantes también pueden explorar el sitio donde anclaron las embarcaciones de Colón y admirar el monumento realizado, a partir de réplicas de objetos confeccionados por los nativos, para conmemorar el medio milenio del choque entre las dos culturas.

La danza del areíto, baile de los aborígenes taínos, interpretado por pobladores actuales de la zona, también es uno de los encantos de visitar este lugar.

En el Parque Bariay se mezclan la flora y la fauna cubana con el azul del océano Atlántico, para mostrar al viajero un paisaje muy semejante al que halló Colón en su primer viaje a la Isla.

Para Visitas: Costa Este de la Bahía de Bariay en Playa Blanca. Municipio Rafael Freyre. Holguín. Cuba (“21.082243; -76.02384”)

por: Lys Alfonso Bergantiño

fotos: Reinaldo A.V.