Baracoa presume de ser la primera villa fundada en Cuba por los colonizadores españoles en el siglo XVI, bajo el título de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa. De ahí que encierre gran parte de la historia y las leyendas de esta Isla.

La Ciudad Primada, como también se le nombra, posee una amplia vegetación complementada por playas y ríos cristalinos para los que prefieran el turismo de naturaleza. El Parque Nacional Alejandro de Humboldt, considerado Patrimonio de la Humanidades uno de esos sitios que acoge parte importante de la flora y fauna endémicas.

Recorrer la ciudad de Baracoa sitúa al visitante en la época colonial. El empedrado de sus calles y las fortalezas que aún se conservan como el Castillo de la Punta, la Fortaleza de Matachín o la Fortaleza de Seboruco, así lo demuestran.

El centro histórico de la ciudad, declarado Monumento Nacional, fue testigo de ataques de corsarios y piratas en siglos anteriores y en la actualidad muestra a los viajeros su mítica trascendencia en el tiempo.

Para el alojamiento, los hoteles y casas de renta se encuentran al servicio de los huéspedes que lleguen hasta este punto de la geografía cubana interesados en descubrir los encantos de la Villa Primada y su gente.

por:  Lys Alfonso Bergantiño
fotos: Yarelis González