Ernest Hemingway, premio Nobel de literatura y eterno amigo de Cuba, hizo mundialmente famoso este hotel. Lo mismo ocurrió con el Floridita y la Bodeguita del Medio. Esta tríada de sitios tiene mucho que agradecerle al ilustre escritor norteamericano.

Hemingway eligió el hotel Ambos Mundos como su primera residencia en La Habana. Entre los años 1932 y 1939 ocupó una modesta habitación del quinto piso. Llegó a calificar al Ambos Mundos como “un buen sitio para escribir”. Se dice que en su habitación escribió “Crónicas de Pesca” y algunos capítulos de su célebre novela “Por quién doblan las campanas.”

Diversas fotos y artículos de Hemingway se exhiben en las paredes del hotel. Su habitación funciona en la actualidad como un pequeño museo dedicado a este autor. Cientos de visitantes extranjeros y nacionales siguen siendo atraídos por la figura del emblemático autor de “El Viejo y El Mar”.

Otros atractivos del hotel Ambos Mundos son su amplio Lobby, sus antiquísimos elevadores aun en funcionamiento y la Parrillada en el último piso con una hermosa vista del Centro Histórico. Inaugurado en el año 1925, es un edificio de estilo ecléctico con cinco pisos que incluyen cincuenta dos habitaciones para rentar. Este lujoso hotel de época ostenta la categoría cuatro estrellas.

En las calles Obispo y Mercaderes, alrededor del Ambos Mundos, fluye la vida cultural de la Habana Vieja. Diversos personajes pintorescos se dan cita a diario para entretener a los caminantes. A poca distancia se encuentran el Museo Farmacia Taquechel, la Maqueta del Centro Histórico, la Plaza de Armas y El Palacio de los Capitanes Generales.

Para visitas: Calle Obispo, número 153, esquina a Mercaderes, Habana Vieja, La Habana (23.13944, -82.35055). Teléfono: (+53) 78609530. Abierto diariamente.

por: Leunam Rodríguez